sábado, 9 de febrero de 2013

En busca del Amor

Cuando un griego de la antigüedad paseaba con la ubre de una hiena prendida de su brazo izquierdo, estaba firmemente persuadido de que ninguna joven podría resistírsele. Si esto fallaba, aún sabría prepararse un mejunje de intensa eficacia amorosa con sesos de una ternera, con pelos del rabo de un lobo, con huesos de serpiente, con las plumas de un búho, e incluso con fragmentos de un cadáver humano.
En todos los tiempos, hombres y mujeres de todas las razas han buscado solícitamente filtros amorosos. En la Roma antigua las matronas llegaron a preparar brebajes tan fuertes que fueron prohibidos por dañinos. Es creencia popular que el poeta Lucrecio se volvió loco por culpa de uno de esos dañosos bebedizos. Según el historiador Suetonio, el emperador Calígula sufrió una desgracia parecida. Según las habladurías de la época, los filtros que le administró su esposa, decidida a conservar su amor, le llevaron a la insania. No se conocen los ingredientes empleados.
En los harenes de Constantinopla, hacia el año 400 antes de J.C., el griego Hipócrates, padre de la medicina, recomendaba los pasteles hechos con miel y leche de burra. Algunos todavía suponen que la miel es un buen afrodisíaco, pero esta creencia no tiene base científica.
Muchos de los más antiguos filtros amorosos estaban hechos con flores y hierbas que, para obtener mejores resultados, debían recogerse la víspera de San Juan. La mandrágora, según la Biblia, actuaba como afrodisíaco y como droga de la fertilidad. En el libro del Génesis puede leerse que la hermosa y estéril Raquel pidió a Lía, poco agraciada y fecunda, la mandrágora, que los hijos de esta recogieron mientras jugaban en el campo. En la Inglaterra feliz del siglo XVI, las caléndulas, conocidas algunas veces con el nombre de novias de verano, eran consideradas como símbolo de constancia y amor duradero. Todavía las prefieren algunas mujeres para su ramo de novia.
Durante la Edad Media, en el sudeste de Europa, las mujeres empleaban un medio más complicado para corregir los devaneos de su esposo o de su prometido. Levantaban la tierra de alrededor de las pisadas del hombre y sembraban caléndulas en ella. Si esto no daba resultado, sólo quedaba llorar u olvidar. Por entonces también se recomendaba como "buena medicina amorosa" introducir semillas de ciclamen y de helecho en bizcochos y dulces. Pero la joven debía poner sumo cuidado no sólo en recoger las semillas la víspera de San Juan, sino en hacerlo del modo adecuado. Para ello debía colocar una Biblia bajo la planta y con un tenedor de madera de avellano agitar las semillas para que cayeran en un plato de estaño. Bajo ningún pretexto debía rozar con su piel la planta ya que, en lugar de vencer en el amor, desataría sobre sí a una caterva de demonios.
Muchos artículos alimenticios de uso corriente han sido más apreciados como estimulantes del instinto sexual que por sus verdaderas propiedades vitamínicas. Los antiguos griegos solían dar forma fálica al pan en la creencia de que esto les procuraría mayor potencia sexual. En el pasado, la gente tomaba huevos por el mismo motivo, pues siempre se han considerado como símbolo de la procreación y de la vida. Se dice que cuando la patata llegó a España en el año 1534, alcanzó un precio exorbitante que equivaldría hoy a unos 1.400 euros el kilo. Pero ello no fue debido a su novedad gastronómica, sino a su reputación de alimento amoroso. Durante siglos el tomate disfrutó de análogas consideraciones, quizá debido a que uno de sus primeros nombres, pomo d'ore (manzana de oro), se transformó en pomme d'amour (manzana de amor). En Inglaterra las manzanas del amor se acogieron con reservas, pues, según se decía, fomentaban una pasión excesiva. Los puritanos extendieron el rumor de que eran venenosas, y el tomate pareció estar proscrito durante dos siglos de las mesas inglesas hasta que en 1830 volvió a considerarse manjar alimenticio.
Se sabe que los amantes de todos los tiempos han ingerido especias, porque pican y se dice que estimulan la pasión amorosa. Muchos alimentos procedentes del mar, como las ostras, el pulpo y el salmonete, han gozado (y todavía gozan) de las preferencias de los enamorados, quizá porque Afrodita, la diosa del amor y de la belleza, nació de la espuma del mar.
Una de las creencias más antiguas en el mundo del amor, todavía muy arraigada en Oriente, es la de las mágicas propiedades del polvo de cuerno de rinoceronte. En la India, debido a la insaciable demanda, el rinoceronte fue perseguido casi hasta su extinción, y hace apenas un siglo el Gobierno se vio obligado a crear reservas para conservar la especie. Pero la superstición persiste, y el cuerno de rinoceronte todavía se estima como afrodisíaco en la India y en el Extremo Oriente.
Otro exquisito manjar, muy estimado en Oriente como estimulante amoroso, es la sopa de nido de ave, preparada con la sustancia que segregan las golondrinas para hacer sus nidos. No existe prueba científica de que alguno de estos brebajes y filtros amorosos sirva para producir el resultado deseado. Para el agitado mundo moderno, el mejor alimento del amor quizá sean los complejos vitamínicos y, sobre todo, una programación racional de la existencia. El amor, como la planta, germina mejor en climas benignos.

jueves, 7 de febrero de 2013

Los procesos ocultos de la mente

A inicios del pasado siglo XX, Eusapia Palladino, hija de campesinos pobres de los Abruzzos, una región de la Italia central, que no sabía escribir ni leer y que en opinión de los médicos padecía de histeria, suscitó el interés y la fantasía de sus contemporáneos a causa de sus capacidades sobrenaturales y extrasensoriales. Eusapia hacia levantarse las mesas del suelo y sonar los instrumentos de música situados bajo una jaula de alambres, podía transformar el peso de su cuerpo con asombrosa rapidez y hacia visibles las manos de los espíritus. Uno de sus más queridos experimentos, llevado a cabo incluso bajo una buena iluminación, era el de hacer oscilar el platillo de un pesacartas aparentemente sin tocarlo. Para ello movía las manos junto al peso, hacia arriba y abajo. Un trazo apenas perceptible que aparecía entre sus manos en estas ocasiones era interpretado por sus admiradores como “corriente de energía psíquica”.
Desde tiempos remotos, en todos los pueblos y en todas las fases del desarrollo, existen historias sobre sucesos y experiencias que no se pueden comprender con la lógica y que no se pueden percibir con los sentidos conocidos. Se les llama procesos ocultos, lo que significa tanto como misteriosos.
La ciencia se ocupa de los fenómenos ocultos desde hace casi dos siglos, aunque son muy pocos los investigadores que se ocupan de la parapsicología. Su campo de investigación se divide en dos grupos principales. Al primer grupo pertenece la telepatía, llamada también transmisión o lectura de pensamiento, la adivinación, en el sentido de percepción extrasensorial de una cuestión no conocida aún por nadie, y la profecía. En el segundo grupo se encuentran los movimientos a distancia (telekinesis), como por ejemplo el hacer girar una mesa, las materializaciones de supuestos seres espirituales y los fenómenos de aparición de duendes y fantasmas. Los fenómenos de este segundo grupo son un lugar abonado para los farsantes y los charlatanes.
De todas formas, las cosas parecen ser diferentes en lo que se refiere a la lectura del pensamiento y a la adivinación. Los experimentos realizados por el profesor norteamericano Rhine con un juego de cartas ha demostrado que en el caso de una de cada cinco personas investigadas el número de citas correctas de las cartas ocultas sobrepasa considerablemente las previsiones estadísticas de casualidad. Así pues, no se debe descartar la posibilidad de que numerosas personas posean capacidades paranormales. Sin embargo, estas capacidades no encuentran expresión en puntos de vista claros, determinados y conscientes. La persona de dotes paranormales no puede “sintonizar” nítidamente el objeto, sino que tiene que aceptar lo que se le representa, generalmente en forma de imágenes difusas, y tampoco puede enjuiciar con toda seguridad si no se trata de pura fantasía. Esto lo demostraron también las investigaciones cualitativas dirigidas en Europa por los profesores Tenhaeff de Utrecht, y Bender de Freiburg de Breisgau. El adivino holandés Gerard Croiset se puso a su disposición para llevar a cabo los experimentos. Se le encomendó la tarea de describir y caracterizar personas que posteriormente tomarían parte en una reunión (a menudo ni ellas mismas sabían que iban a asistir) y que se sentarían en un determinado lugar. Los datos de Croiset demostraron ser correctos en más de un ochenta por ciento de los casos. Sin embargo, en situaciones de “emergencia” no alcanzó, ni mucho menos, este resultado.
¿Cómo se pueden explicar los fenómenos paranormales? ¿Están basados en corrientes eléctricas cerebrales o en ondas todavía desconocidas por nosotros? ¿Se pueden ordenar dentro de las leyes de la Naturaleza conocidas y del universo de la Física? Lo que sabemos con seguridad es que las fuerzas paranormales aparecen preferentemente en estado de conciencia disminuida, o de gran excitación, en el sueño o cuando se está semidormido o cansado, durante los delirios febriles o cuando se siente un gran miedo por los allegados más próximos, por ejemplo. Cuando deja de actuar la conciencia y el entendimiento critico, otras partes del cerebro, mucho más profundas y antiguas, se hacen cargo de la dirección; se trata de capas que no sólo poseemos en común con nuestros antepasados, los monos, sino también con todos los animales inferiores. Normalmente no somos conscientes de su efectividad. Los animales se sirven exclusivamente de estas capas -a las que se llama cerebro primigenio- para orientarse en su medio ambiente. Gracias a ellas obtienen resultados asombrosos, ya se trate de “presentir” o “intuir” los peligros, o de la formación de comunidades casi jerárquicas, para cuya organización se comunican entre ellos de forma aparentemente “telepática”. ¿No sería posible que esta clase de capacidades se hubiera conservado también en parte entre algunos ejemplares de nuestra especie y que pueda actuar atravesando las barreras de la conciencia? Todavía no lo sabemos. Pero se conoce que existe el fenómeno de la telepatía, de la lectura de pensamientos, aunque todavía esperamos una explicación e interpretación definitiva. Y también sabemos que existen personas “dotadas” de poderes telepáticos superiores a lo normal.
La hipnosis es uno de los fenómenos que todavía se consideraban como ocultos hasta no hace mucho y que en la actualidad se ha convertido en algo común en la medicina y en la psicoterapia. Un hombre, sentado cómodamente en un sillón, come con evidente satisfacción una patata cruda de la que se ha dicho que es una manzana. Se coloca una moneda sobre la palma de su mano y se le dice que se ha quemado. Inmediatamente aparece una pequeña vejiga característica del quemado y de formas perfectas. ¿Qué ha ocurrido?
“Mira sin ver”, decimos de una persona cuya mirada se dirige ausente hacia la lejanía y que parece haber perdido el hilo de sus pensamientos. No percibe lo que le rodea, ni parece escuchar nada cuando se le pregunta. Pero, después de algunos minutos, dice de pronto: “¿Me habías preguntado algo antes?”. Su ausencia anímica solamente significa un estrechamiento de su atención, una concentración de esta sobre un punto, un pensamiento determinado. Algo similar ocurre en la hipnosis, llamada a menudo “sueño parcial” o activación artificial del inconsciente. El sujeto es “dormido” por medio de una combinación de sugestiones de palabras y de pequeñas ayudas físicas. Con ello se eliminan ampliamente las funciones de control y de voluntad del hipnotizado; sólo existe un contacto con el hipnotizador que con sus órdenes, se supone, llega a las más antiguas capas cerebrales, que reaccionan sin crítica, casi como un movimiento reflejo.
De todos modos, las posibilidades de la hipnosis no dejan de tener sus limitaciones. Es imposible hacer que una persona normal cometa un delito estando hipnotizada, como también lo es hipnotizar a otra persona en contra de su voluntad y en estado consciente.

miércoles, 6 de febrero de 2013

De fortalezas y castillos

Las fortificaciones han sido de vital importancia en la historia militar, desde los muros de tierra de los castros de la Edad de Hierro hasta los reductos de hormigón armado del máx próximo siglo XX. No obstante, a pesar de la reciedumbre de estas fortalezas, siempre ha surgido algún enemigo con suficiente astucia para conseguir burlar sus muros.
En tiempos bíblicos los asirios se distinguían par sus ciudades amuralladas y por su pericia en batir las fortalezas enemigas. Más tarde los romanos perfeccionaron este arte. Cuando Sila atacó a los judíos rebeldes de Masadá, sus ingenieros levantaron un montículo de ochenta metros de altura sobre el que erigieron torres. De este modo se alzaron sesenta metros por encima del baluarte adversario.
Constantinopla, la mayor ciudad de Europa durante la Edad Media, poseía tres líneas de murallas con un foso de veinte metros de anchura por seis de profundidad. Tras éste se erguía una serie de baluartes; veinte metros más atrás había otra muralla con noventa y seis torres espaciadas por intervalos de sesenta metros. Dentro de este muro aún había un tercero con otras noventa y seis torres, levantadas entre las del muro anterior y de doble altura. Un obstáculo para intimidar a cualquier enemigo. Pero los guerreros de la cuarta cruzada traspasaron las defensas, extendiendo puentes desde sus naves a las murallas, e incendiaron cuanto hallaron a su paso.
El arte de la fortificación alcanzó su apogeo en la Edad Media, época en que los grandes castillos de muros de piedra se propagaron como hongos por toda Europa. Antes del advenimiento de la pólvora, estas fortalezas podían resistir ataques de meses e incluso años de duración, pero aún la más poderosa caía ante un enemigo obstinado.
Cháteau Gaillard, construido por el rey Ricardo Corazón de León cerca de Rouen, en Normandía, poseía tres líneas de defensa, consistentes en fosos y murallas con torres intercaladas. El castillo se alzaba señero, sobre una colina que domina la ciudad de Les Andelys, y fue considerado durante siglos como uno de los más importantes del mundo. En 1203, Felipe II de Francia puso sitío al castillo, que defendía Roger de Lacy en nombre del rey Juan de Inglaterra. Una vez tomada la ciudad de Les Andelys, el monarca francés se propuso hacer la vida insoportable a los defensores. Se excavaron trincheras para cortar el abastecimiento de agua al castillo y se trajeron máquinas de asedio para demoler el muro exterior. Al cabo de algún tiempo se consiguió abrir un portillo en el muro y los atacantes penetraron por él. Un grupo de hombres, que ascendieron por los desagües del castillo, aparecieron tras la segunda muralla y lograron extender el puente levadizo entre ésta y la exterior. Finalmente comenzaron a minar los cimientos del muro interior. Los defensores excavaron contratúneles y se produjeron furiosos combates bajo el suelo. Pero al final, la muralla, completamente minada por ambas partes, se derrumbó sobre el foso y el castillo cayó en poder de los franceses.
La aparición de la pólvora supuso el comienzo del fin de los castillos construidos de piedra. Modernamente surgieron los fortines de acero y hormigón, excavados profundamente bajo tierra e invulnerables a los impactos directos de las pesadas granadas. Pero la llegada del avión y del carro de combate trastrocó de nuevo la estrategia, que hubo de modificarse en nuestros días.

sábado, 10 de marzo de 2012

Cuando el saber "sí" ocupaba lugar

Desde los albores de la humanidad, las distintas civilizaciones se preocuparon por conservar los conocimientos adquiridos y transmitirlos a sus descendientes, primero en forma oral y luego escrita. Este "saber" de la humanidad ocupaba, en libros y publicaciones de diverso tipo, un inmenso espacio material, desmintiendo el antiguo proverbio que dice que el saber no ocupa lugar.
BIBLIOTECAS EN LAS ROCAS
Ampliando un poco el significado del término, podemos llamar "bibliotecas" a todos aquellos lugares donde se han conservado documentos escritos. Sin duda, las primeras bibliotecas fueron las paredes de las cavernas, donde los hombres de la Edad de la Piedra, hace decenas de miles de años, dibujaron y grabaron, con maravillosos trazos y sorprendentes colores, animales de su época (bisontes, renos, tigres, etc.), hombres y mujeres, tal como los veían sus primitivas mentes, y escenas de caza, de pesca, de trabajo y de festejos. Ejemplos magníficos son las cuevas de Altamira en España, Lascaux en Dordoña, Francia, o Addaura en Palermo, Italia.
LAS PAREDES QUE HABLAN
Con el andar del tiempo, ya asentado en ciudades situadas en las cuencas de los grandes ríos del Oriente Medio (Tigris, Éufrates, Nilo) que regaban los cultivos y cuyas crecientes periódicas fertilizaban los campos, el ser humano -hace unos miles de años- cambió lentamente los dibujos de las cosas por otros esquemáticos que representaban, al principio, directamente los objetos (por ello se llama escritura pictográfica). Luego, esas representaciones pasaron a ser, en realidad, los símbolos de las palabras utilizadas para designar los objetos, pero que pueden servir para distintos usos; esta escritura es la jeroglífica de los egipcios o de los mayas en América Central. Por último, esos caracteres esquemáticos ya ni siquiera representaban lo que dibujaban, sino solamente su forma puramente fonética (es decir, la pronunciación oral), constituyendo la escritura ideográfica, ampliamente extendida en los pueblos del Oriente.
Conocemos toda esta variedad de escrituras, así como las cosas que relatan, cuando ha sido posible descifrarlas, gracias a que babilonios, sumerios, egipcios, mayas y otros pueblos las estamparon en las paredes de sus monumentos funerarios y sus palacios. De esta manera, tumbas egipcias y galerías de sus pirámides aparecen, a nuestros atónitos ojos, totalmente cubiertas por los relatos de la historia de sus reyes, leyendas, hechos notables, en escritura jeroglífica, cuya extensión total, si la sumáramos, ocuparía centenares de kilómetros de paredes.
LOS LIBROS DE PIEDRA
Otros lugares utilizados por los hombres para dejar constancia de su paso y sus acciones son los tallados en piedra, constituyendo "estelas" (como la que contiene el famoso código del rey babilónico Hamurabi), obeliscos y columnas primorosamente tallados con la descripción de poemas, epopeyas y leyes.
Cuando en los últimos 5.000 años se hubo simplificado la escritura con la invención de los primitivos alfabetos, verdaderos códigos de símbolos que persisten en comunicarnos y transmitirnos ideas, sentimientos y conocimientos, entonces hacen su aparición los titubeantes días de la historia. Lamentablemente, la mayor parte de ellos se han perdido.
ROLLOS DE PAPIRO
Para esa época, ya los egipcios habían desarrollado el papiro, una especie de papel grueso muy primitivo pero resistente, obtenido de las hojas de una variedad de juncos, precisamente el papiro, que crece en el delta del río Nilo. Sobre él escribieron sus jeroglíficos y, más adelante, sus palabras en alfabeto demótico (a través del cual fue posible descifrar los jeroglíficos).
Estas escrituras se conservaron en rollos en la antigua biblioteca de Tebas o en la de Alejandría, que llegó a tener más de cuatrocientos mil volúmenes y fue parcialmente destruida por César en el año 47 antes de Jesucristo.
Los griegos y los romanos escribieron también en estos rollos los conocimientos compilados por sabios y filósofos, como Aristóteles, Pitágoras y muchos otros.
EL PERGAMINO
Durante la Edad Media, los conocimientos encontraron refugio en los monasterios, donde sus depositarios, los monjes (casi las únicas personas que sabían leer y escribir), los transcribían a mano en primitivos papeles y sobre pergaminos, que son cueros de animales o vejigas de cerdo o cabra especialmente procesados.
Otro tanto hicieron los filósofos, médicos, poetas e investigadores en las cortes de los califas árabes, que en los momentos de su máximo esplendor y expansión ocuparon parte de Europa; hasta que en 1641 el califa Omar mandó quemar la biblioteca de Alejandría por considerarla pecaminosa, ya que creía que el Corán era el único libro de valor, y allí se perdieron, irreparablemente, grandes cantidades de obras filosóficas, poéticas y científicas de la antigüedad.
POR FIN, LA IMPRENTA
Durante el Renacimiento vuelve a popularizarse la enseñanza de la escritura y la lectura, gracias al perfeccionamiento del papel y a la difusión de la imprenta (de origen chino, pero perfeccionada en Europa por Juan Gutenberg hacia 1446). Las publicaciones de libros se hicieron más fáciles y se fueron extendiendo a todos los confines del mundo conocido por aquellos días. Las bibliotecas ocuparon lugar de importancia en los palacios de los poderosos señores del Renacimiento, como es elocuente ejemplo el magnífico proyecto y construcción que llevó a cabo el genial Miguel Ángel para la biblioteca del palacio de los Medici, en Florencia.
EL ENORME ESPACIO DEDICADO A LAS BIBLIOTECAS
Desde que un simple código, el alfabeto, hace tan sencilla la transmisión de ideas y conocimientos a través de la escritura, estos se fueron acumulando en libros, revistas, diarios, artículos y otras mil formas de difusión, cuyo número fue creciendo fabulosamente con el perfeccionamiento técnico del papel y de la imprenta rotativa.
Las bibliotecas comenzaron a organizarse sobre la base de los archivos de publicaciones completas, de todas las disciplinas, libros y revistas, confeccionando fichas de cada artículo, que se archivan por autores, temas, materias, etc., lo que permitía su ubicación y consulta en breve tiempo y con precisión. Estas bibliotecas generales van siendo reemplazadas por otras donde solamente una parte de la ciencia, la técnica o el arte es archivada y clasificada; por ejemplo, bibliotecas de veterinaria, de historia, etcétera.
LAS MONTAÑAS DE ESCRITOS
Como las publicaciones siguen creciendo y ocupando cada vez más vastos lugares, se fueron ideando medios para ahorrar espacio. Así comenzaron a publicarse índices que contienen solamente resúmenes de los artículos publicados sobre un tema, durante el año inmediato anterior; más útiles aún resultaron ser los archivos fotográficos: pequeñas transparencias o diapositivas de las páginas de los artículos que se podían archivar en poco espacio y consultar a través de un visor luminoso.
Luego se emplearía la técnica del microfilm, con la cual, en un minúsculo rollo de película, se podían guardar libros enteros y podían ser pasadas a voluntad en una microcabina cinematográfica. La clasificación y codificación de estas inmensas cantidades de material escrito solamente eran posibles con la ayuda de computadoras electrónicas.
Y en eso que llegó Internet... con el resultado que todos conocemos.

jueves, 2 de septiembre de 2010

Las maravillas del agua de mar para la salud

El agua de mar tiene cualidades terapéuticas muy beneficiosas para el hombre que ya eran conocidas en la Antigua Grecia. Así, siguiendo la máxima de Eurípides: "El mar cura todos los males de los hombres", médicos y científicos de todo el mundo han recetado el uso de agua de mar a sus pacientes para diversos tipos de dolencias. Pero la auténtica revolución en el conocimiento científico de las propiedades del agua de mar hay que buscarla en las investigaciones realizadas hace más de un siglo por el biólogo francés René Quinton, quien demostró que cualquier ser vivo, ocupe la posición que ocupe en la escala animal, sigue siendo un acuario marino, donde las células que lo constituyen, nacen y viven en las condiciones acuáticas en las que se originó la célula primitiva; la forma primordial de la vida. Los estudios de este científico francés salvaron la vida de muchísimos niños y curaron diversas dolencias en los famosos Dispensarios Marinos que se instalaron en numerosas ciudades de Francia a principios del siglo pasado.
DEVUELVE EQUILIBRIO Y VITALIDAD
El término que designa la regulación del equilibrio del medio interno y en general de toda la actividad del organismo es la homeostasis, en la que intervienen todos los sistemas y aparatos del organismo: desde el sistema nervioso, sistema endocrino, aparato digestivo, aparato respiratorio, aparato cardiovascular, piel y hasta el aparato reproductor, por lo que cualquier alteración de esta provoca de inmediato una alteración de la nutrición y composición celular.
Esta regeneración es posible debido a la similitud existente entre la sangre y el agua de mar, por lo que la ingesta de agua de mar tratada consigue equilibrar el organismo, regenerando las células y devolviéndoles su vitalidad.
INVESTIGACIONES
Los últimos estudios realizados con agua de mar tratada, recogida en los lugares idóneos y esterilizada en frío, muestran que la composición aporta ochenta y cuatro elementos biodisponibles en el agua de mar natural a temperatura biológica.
A cada litro de agua de mar le corresponde una media de trescientos miligramos de derivados prebióticos del carbono, como aminoácidos, azúcares, vitaminas, etc. Los iones (presentes en fase líquida, ausentes en fase sólida) son elementos químico electrónicos naturales, transformados por el fitoplancton y zooplancton en cadenas naturales. Actúan por efecto sinérgico en una simbiosis natural con nuestro organismo cuya formulación mineral de sus líquidos es idéntica al agua de mar.
Tanto por su identidad mineral como por el aporte de elementos prebióticos, el agua de mar permite restablecer un funcionamiento celular global. La acción del TOTUM ionomineral (contiene la totalidad de la tabla periódica de los elementos) permite a cada célula recuperar de manera totalmente natural un funcionamiento óptimo.
En el año 1994, el Catedrático de Histología y Embriología de la Universidad de Viena, Pischinger, demostró que las células no están en contacto directo unas con otras y que toda la información intercelular (estímulos nerviosos, metabólicos, inmunológicos, vasculares, etc.) fluye a través del líquido extracelular. Éste llegaría a afirmar que "el agua de mar primitiva es el sistema más antiguo de comunicación entre células vivas".
Por su parte, en 1998, Roderick MacKinnon consiguió determinar la estructura espacial de un canal para el potasio. Gracias a su contribución, hoy podemos ver los iones pasando por los canales que se abren y se cierran según las señales celulares. Los canales de iones son vitales para el buen funcionamiento del sistema nervioso y de los músculos.
LAS LEYES DE RENÉ QUINTON
De acuerdo a sus leyes de Constancia Osmótica y de Constancia Marina, René Quinton sostuvo las siguientes afirmaciones:
1.La vida surgió de organismos unicelulares, los antecesores de las células humanas. Estas células necesitan un aporte constante de sales minerales que se encontraban en el agua de mar donde vivían. El agua de mar también facilitó el equilibrio ácido-alcalino, que era fundamental para el establecimiento de la homeostasis.
2.Los humanos mantienen un medio interno isotónico similar a los océanos menos salinos que existieron cuando los primeros anfibios aparecieron hace cientos de millones de años.
3.Existe una identidad física y fisiológica entre el agua de mar y el medio interno del organismo. Nuestro "Océano Interno" aporta información a nuestra expresión genética.
De estas afirmaciones podemos extraer que los océanos contienen la secuencia de la homeostasis de la vida, el código genético original que posee y el control de la evolución. La información mineral, nutricional y genética que se encuentra en el plasma marino debe "recargar" el líquido extracelular aumentando la comunicación celular.
CÓMO SE RECOGE EL AGUA DE MAR
Para elaborar el suero marino según las directrices marcadas por Quinton para que sea adecuado para el consumo humano, se extrae agua marina del Océano Atlántico a una determinada distancia de la orilla y a una profundidad de 30 metros, donde se obtiene un líquido de gran pureza.
Una vez recogida, se transporta al laboratorio, donde se conserva a una temperatura de 4 grados centígrados. Antes de ser envasada debe esterilizarse en frío para que no pierda sus propiedades terapéuticas.
Asimismo, se pasa por un microfiltro con orificios de 0,22 micras. Mediante la citada operación, que dura menos de dos días, se obtiene un agua de mar que conserva en todo momento su equilibrio molecular y su carácter de "medio viviente".
ENFERMEDADES QUE PUEDEN TRATARSE
El agua de mar tratada de esta manera sirve para abordar patologías muy variadas gracias a su extraordinaria capacidad de regenerar los mecanismos celulares y de restaurar el equilibrio hídrico del organismo.
A día de hoy se emplea contra los problemas de próstata, la psoriasis, las quemaduras, la artritis, la osteoporosis, la alopecia, la bronquitis, el asma, la gingivitis, los trastornos gastrointestinales y los desequilibrios del sistema nervioso central.
También se ha comprobado su eficacia en el tratamiento de las drogodependencias, el alcoholismo y la hemofilia. Además, sirve para reforzar el sistema inmunitario y es muy recomendable en estados de carencias nutricionales, como, por ejemplo, los derivados de la anorexia y de fatiga.
Son tan excelentes las propiedades del agua de mar, que dentro del ámbito deportivo profesional ha llevado a numerosos deportistas de élite de distintas prácticas a su consumo diario como complemento alimenticio con unos resultados magníficos tanto en competición como en entrenamiento.

miércoles, 11 de agosto de 2010

Testamentos históricos ingleses

Según revelan sus respectivos testamentos, publicados ahora, el filósofo e ideólogo del socialismo Karl Marx apenas si dejó dinero tras su muerte, mientras que el artífice de la teoría de la Evolución, el biólogo Charles Darwin, murió en la mayor de las opulencias.
Junto con otros conocidos personajes de la Historia, los testamentos, que datan de entre 1861 y 1941, están disponibles en Ancestry.co.uk, página web que, además de ayudar a la gente a descubrir su árbol genealógico, revela estos fascinantes documentos sobre los asuntos financieros y las herencias que dejaron famosos políticos, escritores y pensadores.
El autor del Manifiesto Comunista, el alemán Karl Marx, murió en Londres (Reino Unido) en 1883 con propiedades por valor de tan sólo 250 libras, que heredó su hija menor Eleanor y que hoy equivaldrían a 23.000 libras (27.550 euros).
Por contra, Charles Darwin, que plasmó la teoría de la Evolución en su obra 'El origen de las especies', dejó a su muerte en 1882 un patrimonio total de 146.911 libras, alrededor de 13 millones de libras de las de hoy (15,5 millones de euros). La riqueza de Darwin fue casi el doble de la que el novelista inglés Charles Dickens dejó al morir en 1870, cuyas propiedades estaban valoradas en 80.000 libras, el equivalente a 7 millones de libras de hoy (8,3 millones de euros).
Los testamentos de otros importantes novelistas como el escocés Arthur Conan Doyle, autor de los libros de Sherlock Holmes, o Lewis Carroll, autor del cuento de 'Alicia en el País de las Maravillas', también han sido revelados. Conan Doyle dejó a sus descendientes 63.491 libras a su muerte en 1931, lo que a día de hoy serían 3 millones de libras (3,6 millones de euros), algo menos fue el patrimonio de Carroll, valorado tras su muerte en 1898 en 4.145 libras, el equivalente a 450.000 libras (538.500 euros).
Los testamentos publicados incluyen también el del explorador anglo-irlandés Ernest Shackleton, que perdió parte de su fortuna con malas inversiones y murió en 1922 con un patrimonio de 556 libras, unas 20.000 libras (23.900 euros) si se traslada a la actualidad.
Neville Chamberlain, primer ministro del Reino Unido entre 1937 y 1940, año de su muerte, dejó a sus descendientes una herencia valorada en 84.013 libras, lo que serían en el presente 4 millones de libras (4,78 millones de euros).
Estos documentos arrojan luz para los historiadores de estas familias, ya que permiten conocer sus movimientos financieros y descubrir misteriosos beneficiarios o extraños objetos que tuvieron en propiedad. Gracias a estos testamentos, cualquiera que quiera encontrar un antepasado en la mencionada página web, podrá averiguar muchas cosas sobre cómo vivió, qué heredó y de quién, lo que significa que podrá descubrir también cómo podría haber vivido en otra época.

jueves, 24 de junio de 2010

Los grises y la historia de cómo se inició el fenómeno abducción

GrisesCon sus ojos profundos y oscuros y sus cuerpos de piel gris, son los alienígenas más familiares de la cultura popular y se les conoce como 'Los grises'. Pero, ¿qué sabemos de estos presuntos extraterrestres? Hay testigos que juran haberse topado con estos alienígenas y creen que Los grises están aquí en una misión diabólica, secuestrando humanos y realizando experimentos sobre reproducción. ¿Quiénes son? ¿De dónde vienen y qué es lo que quieren? ¿Son reales?

Alienígenas

Los grises son representados en vídeos, revistas y películas. Se les describe comúnmente como de un metro veinte, con enormes cabezas calvas sobre cuerpos grises, frágiles y lampiños. Estas criaturas tienen narices pequeñas o no tienen ninguna, comisuras por bocas, sin orejas u órganos reproductores visibles y ojos muy peculiares.
Aquellos que sostienen que los extraterrestres existen, a menudo muestran a Los grises como los chicos malos del mundo alienígena.
Si existen Los grises, o cualquier otra especie alienígena, y están aquí: ¿qué quieren realmente? ¿Cuál es su propósito?

Tallas

Muchos ufólogos, personas que rutinariamente investigan avistamientos de alienígenas, aseguran que los grises han visitado la Tierra por miles de años. Dicen que existen registros como petroglifos, dibujos en cavernas y arte prehistórico. Artefactos de seis mil años de antigüedad han sido encontrados en lo que fue Sumeria, el Irak moderno. Los intérpretes de esas tallas (en la imagen inmediatamente anterior) dicen que muestran lo que hoy llamaríamos sin duda un alienígena gris moderno, a los que trataron y honraron como dioses.
Históricamente, los OVNIs y los alienígenas pasan mayormente desapercibidos y sin ser vistos de nuevo hasta la era moderna. Es en el siglo XX cuando el propósito de Los grises comienza a tomar forma. Según la comunidad OVNI desde entonces y hasta hoy ha habido un persistente incremento de los encuentros con los grises.

Los grises

Una de las aseveraciones más sorprendentes hechas por algunos dentro de la comunidad OVNI es que durante la II Guerra Mundial, Hitler y los nazis estaban de hecho en confabulación con Los grises. Dicen que los alienígenas les dieron a los nazis tecnología avanzada de armas que se usó en la guerra.
Desde la II Guerra Mundial, literalmente cientos de personas han aseverado tener experiencias con los alienígenas grises. El número de experiencias, la calidad de las mismas, las similitudes en lo afirmado, y el hecho de que muchas de estas experiencias pueden ser sustanciadas bajo hipnosis, le da mucha fuerza a la idea de que éste es un fenómeno muy real. Algo les está ocurriendo a esas personas.
No existen registros oficiales de encuentros con alienígenas o supuestos, sin embargo hay conteos no oficiales que muestran estadísticas donde el número de avistamientos ha pasado de un puñado cada año a principios del siglo XX, a docenas a mitad del siglo pasado y luego a miles cada año a comienzos del actual siglo XXI.
Bien, parece que todo el asunto de los secuestros por alienígenas realmente se remonta a la guerra fría cuando se observaban OVNIs, Objetos Voladores No Identificados, y existían todas esas tensiones internacionales posteriores a la II Guerra Mundial. Según los creyentes en OVNIs, los grises hicieron contacto inicialmente en el muy debatido accidente de 1947 en el desierto de las afueras de Roswell, en Nuevo México. Y de ese incidente, ahora tenemos una historia elaborada que muchos creen que es una historia del accidente de un platillo volante y tal vez pequeños alienígenas grises cuyos cadáveres quedaron esparcidos por la zona, algunos de los cuales pudieron haber sobrevivido y están escondidos en alguna instalación secreta. La posición oficial del gobierno de los Estados Unidos es que un gran globo espía fue lo que cayó en Roswell, no una nave alienígena, que era parte de un proyecto secreto diseñado para detectar emisiones de las pruebas nucleares soviéticas. Los ufólogos creen otra cosa.
En los años siguientes al incidente de Roswell, los defensores argumentan que todo contacto entre Los grises y el Gobierno americano ha sido mantenido en secreto. Y a pesar de las repetidas negaciones oficiales del gobierno estadounidense sobre que un OVNI se estrelló en el desierto de Nuevo México: la historia no muere. ¿Hecho o ficción?

Extraterrestres

Los avistamientos de OVNIs se incrementaron dramáticamente desde el accidente de Roswell. En los 50, los productores de películas pronto aprovecharon estas historias y por primera vez aparecieron criaturas alienígenas invadiendo la Tierra con un propósito, casi siempre maligno. Películas como "La cosa" y "Plan 9 del espacio exterior" aprovecharon la fascinación y el miedo del público por los OVNIs. "El día en que la Tierra se detuvo" advirtió de las terribles consecuencias si la Tierra no entraba en su andadura por el espacio como un socio amigable. Pronto le siguieron historias de secuestros por una raza alienígena llamada Los grises. Pero realmente no fue sino hasta los años 60 cuando las personas comenzaron a creer que en realidad estaban siendo secuestradas por seres de otros planetas.
En 1961, una pareja de New Hampshire se convirtió en las primeras personas de la Historia, de manera oficial al menos, en ser secuestradas por Los grises. La historia de Barney y Betty Hill dispararía todo el fenómeno de secuestros OVNI.

lunes, 22 de marzo de 2010

Inmortales, invadirán nuestros océanos y mares

Turritopsis nutriculaTiene un diámetro de 4-5 mm. Su figura es alta y acampanada con paredes finas y uniformes. Su gran estómago (cavidad gastrovascular), rojo vivo, tiene forma cruciforme en su corte transversal. Los especímenes jóvenes tienen ocho tentáculos en el borde pero los adultos llegan a tener hasta ochenta o noventa tentáculos. Es la especie de medusa turritopsis nutricula, posiblemente el único animal del mundo que ha descubierto realmente la fuente de la eterna juventud.
Las medusas generalmente mueren después de propagarse; no obstante, turritopsis nutricula ha desarrollado la capacidad de volver a un estado de pólipo. Esto se realiza mediante un cambio de células en su zona externa (exumbrela). La capacidad de invertir el ciclo de vida es probablemente única en el reino animal, y permite a esta medusa evitar su muerte, presentándose como inmortal biológicamente dado que es capaz de revertir su ciclo desde el estado adulto a un estado de pólipo inmaduro anterior y de ahí a la madurez de nuevo, y así, podría no existir un límite natural a su esperanza de vida.
Los científicos creen que la medusa hydrozoa es el único animal conocido capaz de desandar repetidamente el paso del tiempo y regresar a su estado de pólipo, su primera forma de vida.
La clave reside en un proceso llamado transdiferenciación, en el cual un tipo de célula se transforma en una célula de otro tipo. Algunos animales pueden realizar transdiferenciaciones limitadas y regenerar órganos, como las salamandras, que pueden reponer órganos amputados. La turritopsis nutricula, por otra parte, puede regenerar su cuerpo por entero una y otra vez. Los investigadores están estudiando esta medusa para averiguar cómo consigue dar marcha atrás en su proceso de envejecimiento.
Se encuentra en todos los océanos del mundo en aguas templadas o tropicales, desde Panamá hasta Japón, pero también se han encontrado en el Mar Mediterráneo en las costas de Italia y España. Esta importante colonización se cree que es debida a la dispersión de las mismas por los barcos que navegan por diferentes mares y descargan los tanques de lastre en diferentes zonas, pero dado que pueden dar esquinazo a la muerte, el número de individuos de turritopsis nutricula está aumentando. Por ambos motivos, hoy en día se pueden encontrar en más océanos del mundo más allá de sus aguas caribeñas nativas por lo que estamos ante una invasión mundial silenciosa.
Los huevos fertilizados se desarrollan en el estómago y en cavidades de la larva (plánula). Los huevos posteriormente se plantan en el fondo del mar en colonias de pólipos. La medusa incuba después de dos días. Llega a ser madura sexualmente después de pocas semanas (su duración exacta depende de la temperatura de las aguas: a 20 °C entre 25 a 30 días y a 22 °C de 18 a 22 días).

domingo, 17 de enero de 2010

La pérdida de horas de sueño no se recupera

Dormir más horas el fin de semana tras varios días de poco descanso puede dar una sensación reparadora, pero en verdad no significa que el cuerpo se haya recuperado del desgaste.
Nuevos datos muestran que la pérdida crónica de sueño no se cura con facilidad. Para ello, varios científicos han estudiado los efectos de la pérdida de sueño a largo y corto plazo hallando que quienes no duermen lo suficiente de forma crónica funcionan normalmente al levantarse, pero experimentan reacciones más lentas a medida que avanza el día, incluso si durmieron más la noche anterior.
La investigación tiene fuertes implicaciones en una sociedad cada vez más ajetreada, no tan sólo para los trabajadores con horarios fijos, sino para casi una de cada seis personas que duermen de seis horas o menos cada noche. "Sabemos que mantenerse despierto veinticuatro horas seguidas dificulta el comportamiento a un nivel comparable al del contenido de alcohol por encima del límite legal de conducción", afirma el principal autor del estudio. Pero cuando las personas privadas de horas de sueño duermen de repente toda una noche "la deterioración aumenta diez veces más", continúa.
Los adultos necesitan de siete a nueve horas de sueño para gozar de buena salud. Dormir poco de forma regular aumenta el riesgo de problemas de salud, incluida la pérdida de memoria y un sistema inmune debilitado. De forma inmediata, el dormir poco afecta el tiempo de reacción y la falta de sueño es atribuida a accidentes de tráfico.

domingo, 3 de enero de 2010

¿Futura base lunar?

Datos enviados por la cápsula Selene que orbita a la Luna habría descubierto un hoyo vertical en nuestro satélite.
Los tubos de lava en la Luna son sitios potencialmente importantes para una futura base lunar, ya sea para la exploración y el desarrollo, o como un puesto de escala para la exploración más allá de la Luna.
Los científicos creen que el hoyo es el resultado de un colapso de lava ocurrido hace miles de millones de años, cuando la Luna era un sitio más cálido y con actividad volcánica.
Los científicos calculan que la Luna tiene más de 4.000 millones de años.
Los descubrimientos recientes de agua y hielo de agua en la Luna indican que los astronautas podrían viajar a nuestro satélite y permanecer allí por períodos más prolongados. Pero como el establecimiento de una base requiere además una protección de los colonos contra la radiación y los meteoritos que llegan a la superficie lunar, que está desprovista de protección atmosférica, dado que los tubos de lava están protegidos del difícil ambiente en la superficie lunar, estos hoyos podrían usarse como bases.