domingo, 29 de marzo de 2009

Los videojuegos aliados de una buena visión

Según el trabajo dirigido por Daphne Bavelier, de la Universidad estadounidense de Rochester y publicado en la revista 'Nature', los cuarentañeros con vista cansada y quienes sufren afecciones oculares como la ambliopía u "ojo vago" tienen un inesperado aliado en los videojuegos de acción, que pueden mejorar su capacidad de visión.
Esta investigación es la primera que identifica la práctica habitual de un videojuego como una especie de entrenamiento que puede mejorar la vista en adultos, en afecciones que hasta ahora se consideraba que no podían mejorar de manera significativa.
Así, se ha constatado que estos videojuegos mejoran la sensibilidad ocular para el contraste, una capacidad que tiene el ojo humano para detectar pequeños cambios de color y sombras sobre un fondo uniforme y que resulta fundamental en actividades como conducir por la noche. Esta capacidad ocular es una de las primeras que se pierde por efecto de la edad y en la ambliopía, que consiste en la pérdida parcial de la visión y que normalmente afecta a un ojo, aunque a veces es bilateral por existir defectos importantes, especialmente astigmatismo.
Mejorar la sensibilidad para el contraste habitualmente requiere de cambios físicos en la óptica del ojo, mediante la cirugía o el uso de gafas o lentes de contacto. Pero el equipo dirigido por Bavelier ha comprobado que los jugadores habituales de videojuegos de acción -los que implican movimiento de sus componentes como los de fútbol- tenían más agudeza visual que los usuarios de videojuegos que no implican acción. Estos resultados no indican que la gente con mayor sensibilidad de contraste ocular tuvieran una mayor propensión a jugar a este tipo de videojuegos, pero se ha verificado que en personas que no son habituales consumidores de esta forma de ocio, una práctica intensiva diaria de videojuegos mejora su vista. La mejora no se produce si estas personas juegan con videojuegos que no implican movimiento o acción.
El equipo de Bavelier destaca que lo más importante de su hallazgo es que "las mejoras constatadas se mantienen durante meses e incluso años en algunos casos, lo que sugiere que el tiempo que se pasa enfrente de una pantalla de ordenador no es necesariamente dañino para la visión, como se ha sugerido con frecuencia".

No hay comentarios: