martes, 1 de julio de 2008

Súper Glue

Conocido técnicamente como cianocrilato, el Súper Glue se desarrolló en un principio para hacer innecesarias las suturas quirúrgicas. Se acercaban los dos extremos de una brecha abierta y simplemente se pegaban. Así, durante la guerra de Vietnam, los equipos médicos de emergencia comenzaron a usar este pegamento multifunciones para cerrar las heridas producidas en combate por las tropas estadounidenses que requerían cirugía. El pegamento era tan bueno conteniendo las heridas sangrantes que permitía una movilización mucho más fácil y segura de los soldados hasta los centros sanitarios por lo que históricamente se le atribuye la salvación de muchas vidas.
Actualmente, los atletas y deportistas profesionales en general a menudo cierran los pequeños cortes con Súper Glue o productos similares, para poder seguir participando en la competición respectiva en cuestión de segundos. Este tipo de colas son empleadas también por los veterinarios, y muchas personas guardan un tubo en el botiquín de su casa por si hiciera falta usarlo como apósito. Se cree que este pegamento no solo detiene las hemorragias rápidamente, sino que también deja menos cicatriz en la zona herida.
Entonces, ¿deberíamos de guardar este pegamento entre los medicamentos de nuestro boquitín personal? Según los expertos, la respuesta es que no. Algunas investigaciones indican que aunque puede ser útil en emergencias, también puede irritar la piel, matar las células y provocar otros efectos secundarios, particularmente cuando se usa en heridas profundas. Los estudios revelan que el riesgo de infección es superior utilizando cianocrilato frente a la sutura convencional y otro de sus inconvenientes es que resiste menos que las suturas en músculos de mucha movilidad, como los oculares.
En el año 2001, la Administración de Fármacos y Alimentos de los EE.UU. aprobó una sustancia antibacteriana similar llamada 2-octil cianocrilato, cuya marca más conocida es el Dermabond y que resulta una alternativa mucho más segura.
Pero, ¿cómo nació este súper pegamento? Pues Lo hizo en el año 1942 gracias al Dr. Harry Coover, quien intentaba aislar un plástico para hacer miras de precisión para armas de fuego. Por un tiempo trabajó con un compuesto químico [el Cianocrilato] que se polimerizaba al hacer contacto con la humedad, haciendo que todos los materiales de prueba se unieran. Era obvio que eso no ayudaba a la investigación, por lo que lo dejó de lado. No obstante, seis años más tarde, el mismo doctor trabajaba en una planta química en Tennessee, y notó el potencial de la sustancia cuando estaban probando la resistencia al calor de los cianocrilatos, reconociendo que los adhesivos no necesitaban calor o presión para adherirse bien. Por lo tanto, después de un leve refinamiento para su uso comercial, el Súper Glue (o composición adhesiva de cianocrilato catalizada con alcohol) vio la luz.

No hay comentarios: