viernes, 26 de octubre de 2007

Los humanos del futuro

De acuerdo con lo publicado por la BBC, basándose en las hipótesis de Oliver Curry, teórico de la evolución de la London School of Economics, la humanidad se dividirá en dos subespecies. Una de ellas estará integrada por altos, bellos, inteligentes y con órganos sexuales grandes; la otra por una suerte de duendes feos y obtusos. En resumen, una clase genética dominante y una clase poco inteligente. El investigador cree, además, que la especie humana llegará a su cenit en el año 3000, antes de declinar debido a la dependencia tecnológica. El experto se basa en que los humanos se volverán más selectivos sexualmente al elegir pareja, provocando que la especie se divida en subespecies. Los descendientes de la clase genética dominante serán altos y delgados, sanos, atractivos, inteligentes y creativos, muy distintos a la subclase humana que será tonta, fea y se parecerá a los duendes. El resultado más lógico es la creación de dos especies humanas "esbeltas" y "chatas", similar a los 'Eloi' y los 'Morlocks' en el mundo que creó H. G. Wells en su novela 'La máquina del tiempo'.
No obstante, antes de que esto suceda, dentro de 1.000 años los humanos se convertirán en gigantes de más de dos metros de alto mientras que la expectativa de vida aumentará a 120 años. Los hombres desarrollarán facciones faciales simétricas, tendrán aspecto atlético y mandíbulas más cuadradas, junto con voces más profundas y penes más grandes. Las mujeres, por otro lado, tendrán una piel más clara, suave y sin pelo, grandes ojos claros, cabello brillante, pechos más pronunciados y facciones también más simétricas. También se anularán las diferencias raciales, porque la mezcla de etnias será tal que creará una raza uniforme de personas de tonos café.
Sin embargo, debido a la dependencia en la tecnología, en 10.000 años los humanos parecerán animales domesticados. Se perderán aptitudes sociales como comunicarse e interactuar con otros, además de las emociones conocidas. Tendremos barbillas contraídas por tener que masticar menos al consumir comida procesada, y debido a la dependencia medicinal se debilitarán nuestros sistemas inmunológicos.