jueves, 13 de noviembre de 2008

Tightlacers, cinturas de avispa

Cathie Jung

A sus 71 años de edad Cathie Jung se encuentra inmortalizada en el Libro Guinness de los Récords como la poseedora actual de la cintura más pequeña del mundo con 38.1 centímetros y exponente viva de lo que se conoce como tightlacing, o lo que es lo mismo, la práctica de usar apretados corsés para conseguir modificaciones extremas de la figura.
Nacida en 1937 y madre de tres hijos, está casada con un cirujano ortopédico y en la actualidad vive en Connecticut, Estados Unidos. Lleva puesto el corsé ininterrumpidamente desde el año 1983 y tan sólo se lo quita para bañarse.
Con el pasar de los años y el apretado uso del mismo ocurre que los órganos internos sufren una recolocación completa -a la manera que provocaría el útero de una mujer embarazada- pero en este caso ubicándose en nuevas y algo inquietantes posturas tal como muestra la siguiente ilustración (sacada de la Wikipedia) con relación a este tema...

Órganos

El uso del corsé provoca el cambio en la posición del busto, levantando los pechos hacia arriba a la par que aplana el estómago.

Cathie Jung

Sin embargo, estos efectos son solamente temporales y se perderían rápidamente si eliminásemos el uso del corsé. Lo que sí puede provocar irreversiblemente es el debilitamiento de ciertos músculos haciendo más complicado mantener la postura sin su uso. El volumen de los pulmones disminuye. A corto plazo los riesgos potenciales son dificultad en la respiración, indigestión y ardor de estómago, estreñimiento, rozamiento y daños de la piel. Al emplear mal el natural uso de los pulmones a menudo hay una acumulación de la mucosa en ellos por lo que no es extraño la aparición de una tos y también es posible que el hígado sufra severos daños. Tampoco es descartable la fractura de costillas.
Algunos tightlacers intentan conseguir cinturas lo más pequeñas posibles; otros, sin embargo, prefieren reducir sus cinturas hasta cierto punto pues aún consideran que la proporción y la estética -sin salir de su especial mundo, obviamente- son más importantes que alcanzar la medida más estrecha posible. Sería el caso más característico de los varones, que buscarían una cintura algo afeminada pero no demasiado estrecha para que no resultase "excesivamente artificial".
No suele resultar extraño que los tightlacers tengan a veces un socio, una especie de entrenador-psicólogo-orientador que les proporciona ayuda y apoyo pues para los amantes del corsé supone un auténtico desgaste físico y psíquico tremendo ya que el uso de esta prenda para ceñir el cuerpo no suele andar por debajo de las doce horas diarias, aunque los tightlacers más serios (particularmente aquellos que sí intentan alcanzar la cintura más pequeña -mujeres principalmente-) pueden llegar a usar el corsé a día completo, quitándoselo tan solo para el aseo personal.

Cathie Jung

Cathie Jung

Cathie Jung

Cathie Jung

Sin embargo, y aunque cueste creerlo viendo las imágenes que anteceden este párrafo, Cathie Jung no es la cintura más breve en la historia de los talles estrechos. Se sabe que Ethel Granger tenía una cintura de aproximadamente 33 centímetros de circunferencia (unas 13 pulgadas) con lo que igualaría o andaría cerca de Catalina de Médicis, una precursora en esto de las cinturas de avispa.

Ethel Granger

Ethel Granger

Y ya para acabar, una entrevista que le hicieron en TV a Cathie Jung donde la presentan como la mujer con un talle del tamaño de un CD. ¡Impresionante! (En inglés)

Para conocer más a fondo a estas dos mujeres, he aquí estas dos webs: www.ethelgranger.com y www.cathiejung.com aunque lamentablemente son de pago.

No hay comentarios: