martes, 20 de octubre de 2009

Los mayores, internet y el cerebro

Según un estudio de la Universidad de Califonia en Los Ángeles (EE.UU.), las búsquedas en internet podrían aumentar el funcionamiento cerebral y cognitivo en las personas mayores.
Los investigadores han descubierto que los adultos de mediana edad y mayores con poca experiencia en la Red son capaces de activar centros clave en el cerebro que controlan la toma de decisiones y el razonamiento complejo después de una semana navegando por Internet. Los descubrimientos sugieren que el aprendizaje en la Red de redes estimula los patrones de actividad neural y podría aumentar el funcionamiento cerebral y la cognición en las personas de más edad.
A medida que el cerebro envejece se producen una variedad de cambios estructurales y funcionales que incluyen la atrofia, disminuciones de la actividad celular y aumentos en los depósitos de placas amiloides y ovillos de tau, que pueden tener un impacto sobre el funcionamiento cognitivo. La investigación muestra que la estimulación mental similar a la que se produce en individuos que utilizan de forma frecuente internet podría afectar a la eficacia del procesamiento cognitivo y alterar la forma en la que el cerebro codifica la información nueva.
Así, se ha descubierto que las personas más mayores con mínima experiencia que realizan búsquedas en internet, incluso durante un periodo de tiempo relativamente corto, pueden cambiar los patrones de actividad cerebral y aumentar su funcionamiento.
Los investigadores trabajaron con veinticuatro voluntarios neurológicamente normales de entre 55 y 78 años. Antes del estudio, la mitad de los participantes utilizaban internet a diario mientras que la otra mitad había tenido pocas experiencias con la Red. La edad, nivel educativo y género eran similares entre los dos grupos.
Los participantes realizaron búsquedas en la Web mientras que pasaban por escáneres para tomar imágenes de resonancia magnética funcional que registraban los cambios sutiles en el circuito cerebral que se producían durante esta actividad. Este tipo de escáneres sigue la actividad cerebral al medir el nivel de flujo sanguíneo cerebral durante las tareas cognitivas.
Después del escáner cerebral inicial, los participantes se fueron a casa y realizaron búsquedas en internet una hora al día durante siete días en un periodo de dos semanas. Estas búsquedas suponían utilizar internet para resolver cuestiones sobre varios temas mediante la exploración de diferentes sitios web y leyendo información. Luego los participantes pasaron por un segundo escáner cerebral en el que se utilizaba la misma tarea de estimulación de internet pero con temas diferentes.
El primer escáner de los participantes con poca experiencia en internet demostraba la actividad en regiones que controlan lenguaje, lectura, memoria y habilidades visuales, que están localizadas en las regiones frontal, temporal, parietal, visual y cingulada posterior.
El segundo escáner del cerebro, realizado tras la práctica en el domicilio, demostró la activación de estas mismas regiones, además de desencadenar la activación del giro frontal medio y el giro frontal inferior, áreas del cerebro importantes para la memoria de trabajo y la toma de decisiones.
Por ello, después del entrenamiento en casa, los participantes con una experiencia mínima en internet mostraron patrones de activación cerebral muy similares a los del grupo de usuarios habituales y justo después de un periodo corto de tiempo.
Los resultados sugieren que la búsqueda en internet podría ser una forma sencilla de ejercicio cerebral que podría emplearse para aumentar la cognición en adultos mayores.

No hay comentarios: