jueves, 14 de agosto de 2008

La más pequeña serpiente jamás contada

SerpienteSe trata de la más pequeña serpiente de las 3.100 especies de serpiente conocidas hasta la fecha y fue encontrada en 2006 en un bosque de la isla caribeña de Barbados, bajo una piedra.
De color entre marrón oscuro y gris con dos rayas amarillas, con 10 centímetros de longitud y parecida a un "espagueti" por su fino grosor, no es venenosa.
Bautizada como 'Leptotyphlops carlae', este reptil se alimenta fundamentalmente de larvas de hormigas y termitas, pero poco más se conoce de su comportamiento, incluido si es nocturna. Tan solo se afirma, para variar, que está en peligro de extinción, a causa de la proliferación de edificios y cultivos en su medio ya que estos animales viven en una isla, y no tienen escapatoria posible cuando pierden su hábitat. Encima, solo produce un huevo en cada puesta.
Cinco milímetros más corta que otras especies encontradas en la isla de Martinico, es poco probable que se encuentre una especie de menor tamaño -aunque no se descarta-, ya que la selección natural impide que las serpientes encojan demasiado, porque, por debajo de una determinada talla, los ejemplares juveniles no tendrían qué comer.

martes, 5 de agosto de 2008

Seis grados

Rula por el mundo una leyenda urbana que cuenta que todos estamos relacionados con cualquier otra persona del planeta por no más de seis grados de separación y aunque parezca increíble Microsoft acaba de demostrar que es cierto, aunque no serían seis grados sino más bien casi siete.
Así, dos individuos cualesquiera escogidos al azar estarán conectados entre sí por no más de 6,6 grados de separación, es decir, que son necesarios siete o menos intermediarios para relacionarlos.
Para demostrar que a nadie le separan más de siete pasos de Angelina Jolie o George Clooney, el gigante del software ha utilizado 30.000 conversaciones electrónicas de 180 millones de usuarios de su servicio de mensajería instantánea Messenger. El estudio, que ha usado datos del año 2006, partió de la base que dos personas se conocían si habían intercambiado al menos un mensaje de texto. Los investigadores descubrieron que cualquier par de usuarios estaba interconectado por una media de 6,6 eslabones -aunque en algunos casos eran necesarios hasta 29 para relacionar a dos personas-.
Los responsables de la investigación, Eric Horvitz y Jure Leskovec, han señalado que "ésta es la primera vez que una red social a escala planetaria ha logrado validar la teoría de los seis grados de separación".
Desde la década de los sesenta, diferentes investigadores han indagado en las interconexiones entre los seres humanos, intentando demostrar que, en realidad, la cadena entre un campesino camboyano y un multimillonario alemán, por poner un ejemplo, es más corta de lo que parece a simple raciocinio. Curiosamente, casi todos los estudios han llegado a un número de interconexiones en torno al seis.

lunes, 4 de agosto de 2008

El color de nuestro automóvil y la seguridad que nos proporciona

Una investigación revela que el color del auto, además de un factor estético, puede ayudar a disminuir accidentes. Al comprar un auto la motorización, el confort y la seguridad juegan un rol principal en la elección, mientras que el color queda relegado a una mera cuestión de gustos o modas. ¿Alguna vez pensaste que el color del auto puede estar ligado con la seguridad?
Según un estudio realizado por la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Auckland en Nueva Zelanda, esa elección es muy importante para la seguridad, ya que, para dar un ejemplo, el riesgo de accidente en vehículos plateados es cinco veces menor que en los negros.
Este estudio examinó el efecto del color y el riesgo de accidente entre más de mil conductores y determinó que los autos marrones, negros y verdes son los que más accidentes tienen, y los grises, rojos y amarillos los que menos. Esto se debe a que los vehículos oscuros se suelen "mezclar" con el entorno y resulta más difícil "recortarlos" del ambiente, a diferencia de los colores claros.
Para realizar esta investigación se tuvieron en cuenta factores influyentes, como la edad, la experiencia, la velocidad, el consumo de alcohol, el sexo, el uso del cinturón de seguridad, la antigüedad del vehículo y las condiciones de la carretera. Se observó que los que conducían autos metalizados, blancos, amarillos, grises, rojos y azules eran menos propensos a sufrir accidentes, que los que tenían autos marrones, negros y verdes. Por otra parte, los negros y los verdes mostraron un incremento ascendente de su siniestralidad.
En el estudio quedó demostrado que al conducir un auto gris, el riesgo de sufrir un accidente es dos veces y media menor que con uno marrón, y que los vehículos negros o verdes sufren al menos el doble de accidentes que los grises, rojos, amarillos y azules.
Además, en condiciones de poca visibilidad por lluvia o niebla los autos de colores brillantes son hasta tres veces más visibles que los oscuros. Así, los vehículos de color negro o marrón se ven envueltos en un 20% más de colisiones cuando las condiciones climáticas son adversas. La investigación afirma que el riesgo a tener accidentes con los autos marrones y negros comprende todas sus tonalidades.
El ránking según el color quedó de la siguiente manera: marrón 70%, negro 66,7%, verde 60%, blanco 33,3%, azul 30%, amarillo 26,7%, rojo 23,3%, gris 20% y plata 13,3%. La autora principal del estudio, Sue Furness, comentó que la razón de la distinta siniestralidad entre los autos "podría ser porque los grises son más visibles en contraste con el entorno".
Otro estudio, realizado en la Argentina por el Centro de Experimentación y Seguridad Vial (Cesvi), analizó la distancia de percepción de los automovilistas hacia otro vehículo en base a su color. Éste ha determinado que los objetos se hacen visibles solamente cuando reflejan la luz que incide en ellos. Pero ningún objeto refleja toda la luz que recibe. Cierta cantidad de esa luz es absorbida por él, y sólo una parte es reflejada.
Las distintas superficies reflejan la luz de modo diferente aunque estén iluminadas por la misma cantidad de luz. Las superficies claras reflejan entre un 60% y un 80% de luz que reciben y las oscuras menos del 30%. La luz que refleja el objeto es la luz que se ve.
Teniendo en cuenta esto podemos decir que los vehículos oscuros tienen mayor inconveniente para ser detectados ya que su reflejo es notoriamente menor.