lunes, 29 de septiembre de 2008

Expediente Beatles

Según revelaciones de Attilio Bolzoni en un artículo para el diario 'La Repubblica', el FBI norteamericano no fue el único en tener en su punto de mira a los componentes del grupo británico The Beatles: Paul, Ringo, John y George, cuando su pop revolucionario saltó el charco allá por los años 60. Desde aquellos días, sus vidas cambiarán para siempre. Y no sólo por la fama, la riqueza o el asedio de millones de fans enloquecidas sino porque comenzaron a atraer la atención de mucha gente que quería saberlo todo sobre ellos. Su propio gobierno también les vigiló durante ocho años.
El investigador Mario J. Cereghino ha recuperado varios documentos relativos a la banda de Liverpool guardados con mimo en los archivos nacionales de Kew Gardens, a las afueras de Londres, que cuentan episodios pequeños y grandes, públicos y privados. El seguimiento del británico Foreign Office y otros organismos a The Beatles incluye hasta amenazas de muerte en Japón, cuyo ejecutivo se gastó 30 millones de libras al protegerles con 35.000 policías. Y también relatan anécdotas curiosas de los músicos, como el secuestro policial en la London Arts Gallery de ocho litografías de contenido sexual, realizadas por John Lennon, tras la denuncia en 1970 de un jubilado. (Las obras incriminadas son catalogadas en un informe de New Scotland Yard: "Las litografías ilustran la relación de Lennon con Yoko Ono, su matrimonio y su consecuente actividad sexual". Y baja a los detalles: "Los dibujos describen los siguientes actos: 1. Yoko Ono hace una felación a John; al dorso está el título: El instrumento de John en la boca de Yoko. 2. John le hace un cunnilingus a Yoko. 3. John tiene relaciones sexuales con Yoko; al dorso leemos: 'John posee a Yoko por detrás'. 4. Alguien ejecuta un cunnilingus a Yoko mientras otra figura le besa el seno. 5. Las otras cuatro litografías contienen a Yoko en una posición en la que exhibe la vagina"). O el mechón de pelo que una fan le cortó a Ringo en 1964 en la Embajada británica en Washington. Incluso el Ministerio de Hacienda, el Banco de Inglaterra o Scotland Yard escrutaron las correrías de The Beatles. Por eso también quedó constancia de la detención y multa a John y Yoko en 1968 por "posesión de estupefacientes". Cannabis; 150 libras de multa.
Por último, Bolzoni añade a la saca uno de los episodios más controvertidos de la banda: la querella de Paul McCartney contra sus compañeros tras disolverse la banda. El Tribunal Supremo llevó el proceso, en el que quedaron archivados los datos económicos y ganancias del grupo entre 1970 y 1972.

No hay comentarios: