miércoles, 16 de julio de 2008

Paraná

El origen de la ciudad de Paraná, fue un simple caserío sobre el río homónimo, que era conocido con la denominación de La Bajada del Paraná, al que se le ha atribuido como fecha de fundación la del 23 de octubre de 1730, oportunidad en que el Cabildo Eclesiástico de Buenos Aires dispuso la erección de una parroquia bajo la advocación de la Virgen del Rosario. Sin embargo, la capital entrerriana, a diferencia de otras grandes ciudades no posee carta oficial de fundación, la ciudad fue surgiendo espontáneamente como consecuencia de la inmigración de personas provenientes de la vecina orilla, el poblado de Santa Fe, atraídos por la abundancia de ganado cimarrón que encontraron sobre esta margen del río, pastos naturales de notable calidad y la seguridad que proporcionaban estos terrenos de mayor altura.
En aquel entonces, por el 1700, la llamaron Baxada de la otra banda del Paraná, pero después de una evolución en su denominación tomó finalmente el nombre del río que la bordea, Paraná, vocablo guaraní que significa Pariente del Mar.
Con la aparición de la primera capilla y la llegada de la imagen de la Virgen del Rosario en el año 1730, comienza la cronología oficial, al adoptarse el 23 de octubre de ese mismo año como el de su fundación.
El establecimiento de Paraná como capital del Gobierno Nacional, presidido por Justo José de Urquiza durante la década de 1850, favorece el crecimiento de la región. Alcanzó la denominación de ciudad el 26 de agosto de 1826. Entre los años 1853 y 1861, fue capital de la Confederación Argentina, constituyéndose en capital de la provincia en el año 1883. Casi un siglo y medio después, en 1994, con motivo de la reforma de la Carta Magna se convierte en sede de apertura de la Convención Constituyente, centralizando una vez más la mirada del país en ese litoral.
Hoy muchos de los rincones que se adivinan por Paraná tienen un atractivo especial. En la ciudad la combinación ecléctica de estilos arquitectónicos, presente en los edificios de fin de siglo, contrasta con las modernas construcciones de barrios residenciales. El río, su principal protagonista para el recreo y el esparcimiento, los parques y plazas, su gente, el deporte, su historia, sus fiestas, su costanera, una de las más bellas de la ribera del Paraná ... Todos estos recursos brindan a sus visitantes una interesante oferta turística que captura todos los sentidos.

No hay comentarios: